Buscar
  • alfredolopezj

La historia de Loica Mía

Creada en plena pandemia por la diseñadora Catalina Uriarte, la etiqueta apuesta por prendas con una absoluta honestidad frente a temas de sustentabilidad y moda inclusiva. “Me inspira mucho, por ejemplo, cuando veo que una pareja se compra una misma prenda”, dice su creadora.


Por Alfredo López J.


Fueron años de observación hasta que, en plena pandemia, Catalina Uriarte Echavarri decidió cuál sería el horizonte de su marca Loica Mía. La noticia de una enfermedad que ella superó con fuerza, más las lecciones propias del encierro, la llevaron a concluir que su ropa tendría una base de absoluta honestidad. Con precios asequibles y, sobre todo, con la clara intención de que sus diseños apostarían por derribar las fronteras entre vestuario masculino y femenino.

Diseñadora del Instituto Europeo de la Moda de Milán, ahora celebra el primer año de Loica Mía con buen diagnóstico. “He logrado avanzar lo más que se puede en términos de fabricación ecológica y materias primas. El mundo del vestuario a nivel mundial va para allá y, si bien tengo un gran porcentaje de tela sustentable, quiero llegar a un cien por ciento. Es algo lento, mucha gente dice que lo cumple, pero no es tan cierto… Uno trata de llegar lo más lejos posible, pero en el proceso siempre aparecen imponderables”.


- ¿Cómo relaciona su marca con los nuevos públicos?

- Me importa mucho llegar a las nuevas generaciones que, por lo demás, cada vez son más resueltas, con poder de decisión e identidad. Mi meta es, desde esa mirada, hacer diseños transversales en cuanto a género. Pienso que cada vez más veremos cómo va desapareciendo la línea divisoria entre ropa de hombre y de mujer. Un concepto que, por lo demás va cambiando en el tiempo, pero que en su esencia está ahí presente. Antes se hablaba de moda unisex y ahora se usa el término de inclusividad. También me interesa la transversalidad en cuanto a edad y costos. Nos ha tocado estallido, pandemia y creo que hay ponerse en los zapatos del otro. Vistámonos bien, con telas sustentables y, al mismo tiempo, que sean de fácil acceso para todos los bolsillos.



- ¿Cuáles son sus favoritos de su actual colección?

- La camisa Carpintero porque es un diseño pensado para distintas edades, confeccionada en lino y botones de conchaperla (nácar), con caída amplia y cómoda, oversize de cuello camisero, manga obispo y cortes a los costados. También los joggers de ecocuero para hombres y mujeres, totalmente unisex y atemporal. Muy en concordancia con estos tiempos. La industria ha comenzado a no lanzar colecciones tan marcadas de una temporada a otra. En lugar de cuatro propuestas al año, ahora son dos. El reto es hacer cosas que perduren y que puedan ser usadas sin tanta dependencia de la estación, o sin que exista la regla de que se trata de un modelo para hombre o mujer. Me inspira mucho, por ejemplo, cuando veo que una pareja se compra una misma prenda.

- ¿Por qué bautizó su etiqueta como Loica Mía?

- Nuestra loica es un ave transversal. Puede estar en todos lados, en el patio de una casa, en el campo, e incluso hace sus apariciones en la ciudad. Pese a eso, no es un ave más. Se impone con su pecho rojo que la diferencia por completo. No puedes saber nada de pájaros, pero un chileno siempre distingue una loica. También está el factor de haber nacido en plena pandemia, como muchos otros diseñadores, entonces me vi en medio de un proceso creativo donde volqué toda mi pasión, con la mala noticia de por medio de un cuadro de esclerosis múltiple que he ido superando. Me dije: “voy a salir adelante, cueste lo que cueste”. Y lo tomé como una misión personal, profunda, absolutamente mía. De un segundo a otro ya había nacido Loica mía.




Para compras y ver la colección:

Tienda La Sebastiana en el Drugstore de Providencia

www.loicamia.com

@loica_mia

Envíos a todo Chile

290 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo